Podemos ser integrales, no toderos

La épica del emprendimiento está llena de imágenes literarias y mitos. El más importante: el/la todopoderoso emprendedor(a), esa criatura cuasi mitológica que todo lo puede, lo sabe o lo aprende. What a hollywood character!

Ciertamente el perfil tiene un cóctel de aptitudes y aptitudes lo suficientemente sexy como para contar una buena historia, sin embargo, en la vida real no hay guión y por muy integral que sea -natural o aprendida- llega un momento en que para avanzar hay que asumir lo que se es, con sus áreas de experticia y sus carencias.

El papel de malabarista es ineludible cuando el emprendimiento está en sus primeras etapas, pero es insostenible en el tiempo, personal y laboralmente. El emprendimiento no sólo hay que asumirlo con valentía y pasión, sino también con madurez y humildad.

Es común encontrarnos con emprendedores que se empoderan tanto que caen en la trampa del “todero”, todo lo hacen por sí mismos porque si no no funciona, o no sale bien. Todos pasamos por allí, y si bien nadie comprende mejor tu proyecto que tu, también es cierto que nadie crece ensimismado.

Para ello recomiendo estos 3 tips:

  1. Definir cuál área quieres desarrollar tu mismo dentro del proyecto, tomando en cuenta tus habilidades y el aporte de un real diferencial al producto/servicio
  2. Identificar los procesos cruciales dentro del proyecto y hacer allí la mayor inversión
  3. Incorporar personal especializado -o con el potencial latente- en las áreas centrales del emprendimiento

Nuestras aptitudes hay que alimentarlas siempre pero de nuestra actitud dependerá que seamos un valor o una piedra de tranca en nuestro proyecto.

Advertisements