Prudencia 2.0

Me tomó 5 años y varias perdidas en conversaciones abrir un blog, unos 6 meses abrir twitter y casi el doble usarlo con libertad. Por su parte, facebook lo abrí cuando las personas podían “comprarse” como mascotas, me duró lo mismo que la felicidad a Frida, y sólo 3 años después, varias fiestas perdidas, cientos de cumpleaños sin felicitaciones y con muchos proyectos laborales volví. Sí, soy militante de la intimidad, la que aún sigue siendo íntima.
Continue reading

Advertisements