#GrasiaChiabeTQM

¿Cuánto hace falta para permitir que un país con un ingreso de 500.000 millones de dólares en 10 años, se encuentre actualmente en medio de cifras rojas en todos sus aspectos socioeconómicos? ¿Cómo es que con el gobierno “democrático” más largo de la historia de Venezuela, se esconden las cifras diarias de muertes violentas, secuestros y hasta salarios de sus altos comisionados; y que ese mismo gobierno tenga en su haber una larga lista de presos políticos, un canal de televisión y más de 34 radios cerradas, un sin fin de llamados de atención y alertas de organismos internacionales sobre la situación de derechos humanos y libertad de prensa? ¿Cómo se puede explicar que con los mayores ingresos de la historia, un gobierno que ha tenido más de una década para desarrollar sus planes de gobierno en completa y absoluta mayoría administrativa, tenga una inflación del 60 al 100%, desabastecimiento de productos básicos, crisis de los sistemas de salud y educación, inseguridad desbordada hasta el punto de colocarse entre los 20 países más violentos del mundo, teniendo la cuarta ciudad más peligrosa del planeta como capital?
En tres palabras: ineficacia, exclusión y cleptocracia.
La incapacidad de gerencia, la falta de visión y de acción, sumada a una negación de sectores diferentes a los empoderados, y cerrando con guinda: la complejización de procesos que amparados en la ceguera de la justicia, fueron el campo fértil para elevar el “mal haber” a exponenciales niveles de institucionalización y descaro. Conclusión, lo que no supieron hacer, no se lo dieron a quienes pudieron haber hecho mejor labor; y lo que pudieron hacer lo dejaron a la des-vigilancia de la corrupción. El resultado: un país a pedazos.
Por cifras (las palpables, las concretas, las arbitradas), la administración del Presidente Hugo Chávez no da para una evaluación positiva. Si hubo el dinero, el apoyo popular y el respaldo, que le brindó desde una nueva Constitución hasta un simpatizante (casi discípulo) en cada uno de los ministerios y entes claves, ¿cómo se justifica una gestión “democrática” de más de 10 años, con los saldos que hoy brinda?
Ya que el odio fortalece a quien lo provoca y envenena a quien lo siente ¿qué se le dice a quienes hoy no tienen casa porque el gobierno que menos construcciones habitacionales ha hecho en la historia venezolana es el de Chávez? #grasiachiabetqm ¿qué contestamos a los familiares desconsolados cuyos seres queridos se cuentan entre los 123.091 homicidios entre 1998 y lo que llevamos de 2010? #grasiachiabetqm ¿cuál pudiera ser la respuesta ante los habitantes del interior del país que carecen de un servicio estable de electricidad, ante los empresarios y trabajadores que ven limitada su producción por la crisis de energía eléctrica? #grasiachiabetqm ¿qué palabras se nos ocurren para darle aliento a quienes se enfrentan a una ciudad cuyo servicio de transporte es una verdadera prueba de supervivencia? #grasiachiabetqm ¿qué podemos decir cuándo la canasta básica de alimentos se calcula este mes en Bsf. 5.484,52, y el salario mínimo (para quienes al menos gozan de empleo) es de Bsf. 1.223,89? #grasiachiabetqm
Este post lo escribo, porque a los venezolanos, esos que tenemos por única bandera la tricolor, los que tratamos de hacer un mejor país sin militancia y con ciudadanía, tratamos de sacar cuentas positivas, tratamos de no envenenarnos haciéndole el favor a quienes en 10 años no han sabido gobernar, ni a los que tampoco han sabido capitalizar el descontento y promover un cambio que pare de una vez por todas con la fractura estructural del país… a esos venezolanos nos hace falta un hilo de cordura en esta locura de aguante.
#grasiachiabetqm es una etiqueta en twitter producto de la creación colectiva del equipo de @codigovenezuela, en especial de @esparzari y @capelaez, quienes con humor tomaron los modismos con los que muchos se dirigen al Presidente para crear una etiqueta que le impida, a Hugo, tercerizar sus responsabilidades en la realidad del país.
Estas líneas las escribo para darle razón y sentido argumentativo a lo que gritó mi alma el viernes 23 de julio a las 3:01am: Mi familia, bendecida y maravillosa, vivió en cuerpo y alma lo que han pasado miles de personas en esta patria. Uno de sus miembros, con miembrecitos incluidos, partió. Mi hermana, mujer de temple, emprendedora, joven, inteligente, madre de 2 hijos eligió alejarse de su apoyo, de su sangre, de su tierra, por un mejor futuro, por cosas sencillas que ya no tenemos: porque sus niños puedan andar bicicleta en la calle, por tener una empresa que la ley proteja y no amenace, por encontrar la leche medicada para su bebé, por salir a la calle sin su esposo y no generar una úlcera por pánico al robo, por estar en su apartamento sin ser secuestrada por delincuentes, porque la educación pública de sus niños esté garantizada y no politizada, porque conseguir citas médicas no sea proesa de 3 meses, por tener electricidad y agua potable en su casa, por tener acceso a una casa propia, porque solicitar algún documento en un ministerio no amerite gestor y más de 1.000 Bsf., en fin, por dormir tranquila, por salir a la calle con más probabilidades de llegar a casa viva, sana y con más (o con lo mismo) con lo que saliste.     
¿qué podía gritar mi alma, al ver cómo mi hermana metía su responsabilidad de madre y su vida en 2 maletas? ¿qué podía servirme de consuelo al saber que después de ese último beso, no vería 3 o 4 veces por semana a mis sobrinos, que me privaría de su crecimiento, de su inocencia, de su amor, de sus ocurrencias? ¿cómo calmaba el llanto de mi hermana mientras me decía “es muy duro salir de aquí, es la mesa que compartimos durante 32 años, son las cosas con las que me crié, son los abuelos que ya no verán siempre”? ¿qué podía decir yo cuando con lágrimas en los ojos le colocaba una pulsera a mi sobrinito mientras me decía “tía carla no me la voy a quitar nunca, te llevaré conmigo siempre”? ¿qué carajo podía sentir en ese preciso momento, en el que cerré la maleta de su carro y mi hermana sin palabras, corriendo como para ganarle la carrera al dolor, salía de la casa de su familia? La vi partir, esperé desconsoladamente en la calle hasta que de mi vista desapareció su carro. Lloré con la resignación de una relación a distancia…… ¿#grasiachiabetqm?
P.D: todos los links son de verificación a lo referido en el texto (lo de mayor especificidad), aunque mucho de lo mencionado no tenga cifras oficiales, los invito a revisarlos para ampliar información. Una vez más #grasiachiabetqm por nuestro desesperanzado acceso a la información.
Advertisements

3 thoughts on “#GrasiaChiabeTQM

  1. -.Carla Alvarenga.- says:

    Para los curiosos y la etimología del coloquio:

    “En realidad, el #grasiachiabetqm es, como tantas otras bellezas en la vida, creación colectiva. El amigo cs_andrade comenzó enviando mensajes a @chavezcandanga, escritos al mejor estilo de la viejita de Acude. Si revisas los posts dedicados a @chavezcandanga en @codigovenezuela, encontrarás que los comentarios que los lectores dejan al pie son, sorprendentemente, dedicados al propio Chávez. La mayoría de ellos, solicitándole atienda a sus problemas, dándole las “grasia” por adelantado. Por otra parte, fue el gran @capelaez quien advirtió que, cuando el Comandante habla de sí mismo, pronuncia “Chiabe” (“no, que el imperio dice que eso es culpe Chiabe”, por ejemplo). Finalmente, sumamos la gota de amor que el pueblo profesa por el líder revolucionario máximo e incontestable, y salió esa belleza de #grasiachiabetqm. ¿A qué aplica? A cuanta mala noticia aparece en los medios (y esa aplicación sí es iniciativa de @codigovenezuela en pleno. El joven @capelaez sostiene que si todos ignorásemos a Chiabe durante una semana el pana se moriría. En todo caso, la intención del # es la de ir llamando la atención sobre aquello que, precisamente, es responsabilidad de Chiabe, por mucho que él procure deslastrarse de las responsabilidades que le endilga a cualquier otra instancia: el imperio, el capitalismo, la cuarta, lo que sea.” @Esparzari

    A lo que yo agregaría, la necesidad de invertir el odio, y despojar el rechazo y los “agradecimientos” con un toque de “amor” que, al menos, no le sume a quien se empodera con él.

  2. Mariela says:

    Esta debe ser la tercera vez que leo este post, y en todas el efecto es el mismo: rabia, impotencia, tristeza y el guarapo revuelto.

    #GrasiaChiabeTQM va directo al punto, lleva las responsabilidades a donde tienen que ir y ayuda a la necesaria catarsis.

    En cuanto a tu experiencia, es lamentable que esas cosas pasen, que tantas familias sean víctimas de algo que escapa de nuestras manos, de los desastres que crea una persona, del odio que siembra con cada uno de sus discursos. Odio que ha desintegrado amistades, relaciones, familias (la mía incluida en la cuenta), y que no nos deja vivir. Porque no hay sitio, no hay reunión o tema de conversación donde no salga a relucir el nombre de este señor, bien sea para criticarlo o alabarlo.

    Me siento infoxicada y paralizada. La lucecita al final del túnel es lo único que me da tranquilidad, aunque a veces sólo me da más miedo.

Comments are closed.