Violencia contra la Mujer

-Hoy, 25 de noviembre, es el día internacional de la NO violencia contra la mujer
-¿Hoy? ¿solamente hoy? 
Eso es como el día del amor, el de la madre, el del padre… Si en realidad cada una de esas causas, y personajes, tuviera UN solo día en nuestras vidas, la vida fuera inóspita. 
Siempre habrá quien me diga  que es una fecha recordatoria, que el simbolismo, que la organización cognitiva… como digo en twitter #bullshit. Así como el dia del amor, la madre y el padre hay quienes se visten de gala y botan la casa por la ventana, pero pasan 364 en odio, desmadrados y despadrados; HOY hay más de una maltratador enviando mensajes concienciación, de apoyo a la “lucha”.  Los maltratadores y sus falsas morales, son lo menos importante (quizás).
Lo que más preocupa es la ilusión de movilización ciudadana que generan estos fulanos “día de…”
Muchos saben lo que pocos aceptan: la raíz de la violencia contra la mujer está en la sociedad.

¿íntimo o público?

Si no lo sabe, entérese, el factor más influyente en la propagación de la violencia contra la mujer es cultural. Sí, nosotros que nos creemos evolucionados, abiertos, modernos. No es que no hayamos avanzado, es que no ha sido suficiente.
Hace un par de meses realicé una investigación periodística sobre la violencia contra la mujer en Venezuela, por razones editoriales ni se ha publicado ni puedo divulgar datos, pero sì puedo, y me siento en el deber de, decirles que las cifras son impactantes, que las estadísticas internacionales reflejan atrosidades algo así como: 

“Por cada caso que se denuncia, nueve más quedan sin denunciarse”

Para muchos la violencia contra la mujer es una cuestión psicológica de la víctima y el victimario, es un problema de pareja, algo en lo que no se deben meter terceros. Si para algo debe servir el 25 de noviembre, si por algún lado podemos empezar, es por concienzar que la violencia contra la mujer es un delito (al menos en nuestro país, y en buena parte de occidente), y como todo delito, cualquier ciudadano está en el deber-derecho de denunciarlo. No es ser entrometidos, es ser mejores ciudadanos.
Hasta que las sociedades no comprendan que esto es un problema de salud pública(mental y física), y no actúen como colectivo, los esfuerzos seguirán quedando pequeños para el tamaño del problema. Problema que empieza por entender que la violencia contra la mujer no son sólo golpes (física), son insultos, humillaciones, descalificaciones (verbal/psicológica).

No juzgues. Educa.

¿Cultura? la cultura cambia, lo hemos hecho. Que no sea ese macro concepto lo que frene tu aporte a esta lucha. Deja de juzgar a la víctimas, son muchos los factores que influyen para que una mujer tolere maltrato. La violencia, y tolerarla, es un problema multifactorial. 

Quien dice “ella se lo busca”, “a ella le gusta”, ha tenido la fortuna de no ser maltratada y opina con indolencia. Juzgar a las víctimas es maltratarlas por segunda vez.

Esta es una lucha épica, una causa que debe ser apoyada desde el Estado, con políticas públicas, pero cuyo aporte más grande está en cada uno de nosotros: la educación. Educa. 
Desterremos aquello de “el hombre es así, pega tres gritos”, dejemos de un lado las críticas-bromas que discriminan y potencian la imagen de una mujer-objeto, de un ser inferior: “mujer tenía que ser”, “cuaima”, “culo”, “jeva”. El lenguaje crea realidades, y en este caso las mantiene.
La superioridad masculina, el servilismo femenino, la supresión de tus derechos… tres prácticas que deben desaparecer de la crianza humana. Colabora, educa, hoy y siempre.

Advertisements