De olvido y letras…

Anoche tenía ansiedad de letras… Sí, los seres humanos, en especial los criados en occidente, sentimos la necesidad de dejar huella, de inmortalizarnos. Por eso algunos escribimos, por eso tomamos fotos, por eso filmamos ocasiones “especiales”, porque sentimos un reflujo biliar cada vez que imaginamos este mundo y nuestros alrededores sin nosotros, o sin alguien que para nosotros es importante. 
Pero en ese afán de inmortalidad, que creo sería mejor definido como temor al olvido, necesitamos más bien crear un mundo, una visión: un legado. Un legado que nos haga inolvidables. No importa cuán grande sea la huella, con vacío, desmejora o falsedad sabemos que somos reemplazables, pero ser inolvidables es algo poco menos imposible. 
En el reino de lo físico los vacíos se llenan, pero en el reino de la mente y los sentimientos no hay vacíos. Podemos no querer recordar, podemos sentir un hueco en el estómago del tamaño de Brasil por una ausencia física, pero jamás dejamos de sentir ni de recordar, los momentos y los sentimientos no se olvidan. Como dice un bloggero que recientemente leo : “uno nunca olvida… solo deja de pensar”.
Sí, eso era lo que tenía, ansiedad de letras. Siempre nos pega, pero pocas veces nos damos cuenta que está ahí. Necesitaba las letras de alguien que me hicieran sentir NO olvidada, que calmaran mi corazón diciendo: tranquila, el amor que diste no sirvió para quedarte, pero sí para dejar una gran huella.
No las encontré, quizás como la gula, esta nueva patología que me afecta: ansiedad de letras, no cesa mientras se sienta. Aún cuando encuentres las dosis más altas para combatirla.
Advertisements

3 thoughts on “De olvido y letras…

  1. eltauromquico says:

    Eso de la huella es muy importante tener en cuenta y gracias por hacerlo notar. Generalmente muchos hombres no prestan la debida atención y luego los pillan infraganti y ¿todo por qué? ¡sus huellas! les han seguido el rastro y ¡zas! lo pillaron.
    Reitero mi agradecimiento y a mis congeneres recomiendo leer con cuidado. un abrazo

  2. Carla Alvarenga says:

    en realidad, la huella a la que me referí es una huella sentimental, de esas que ni el olvido borra…

    a ti y a tus congéneres sólo les puedo aconsejar que sean honestos y leales. La paranoia, causada por una conciencia no muy transparente, es su principal delator, al punto de entender una huella como una prueba de infidelidad! ja!

    de cualquier forma, gracias por leer…

  3. Rosi says:

    Dejar huella de alguna forma es lo que ansían todos los seres humanos y es algo que nos separa de los animales. Ellos buscan la continuidad de la especie, nosotros buscamos la continuidad de la personalidad. Y muy pocos llegan a conseguirlo.

Comments are closed.