"Que vivan las mujeres"

Como buen salmón, siempre me parece poco un día. Hoy entendí, que basta un día para colocarle fecha en el calendario del mundo, que es en la mente y en el corazón de cada uno en donde los días festivos (o de conmemoración) deben recordarse a diario, para la conciencia y la evolución.

Ser mujer es tan complejo como sublime. La vida que nos toca a esta generación arrastra con los miedos y los sueños de patrón, con lealtades conservadoras y deseos rebeldes, es por eso que ser mujer HOY es un desafío de equilibrio e integralidad.

Atrás quedaron los días en los que nuestra naturaleza sensible era un obstáculo para “surgir” en una sociedad masculina. Hoy, negar nuestra esencia sólo nos aleja de nuestros logros, de nuestros verdaderos sueños y misiones. Razón tenía un desconocido víctima de un desdén femenino: “la mujer no entiende que con una sonrisa lo arregla todo ¿para qué andar amarga?”.

Equilibrio, en evolución, en energía, en vida, en aceptación… sólo cuando la conciencia y el reconocimiento de nuestra naturaleza -naturaleza que mantiene y da vida, naturaleza creativa, naturaleza guerrera y protectora, naturaleza mágica y sanadora, naturaleza visionaria y analítica- sea la prioridad de nuestras metas, encontraremos el camino más directo a la plenitud.

Una mujer plena, que actúa desde el amor, la responsabilidad y la aceptación, encuentra en sí misma la fuente de sus sonrisas, la pasión de su piel, la fortaleza de sus retos, el cariño de su corazón. VIVE, y escucha en tu silencio la esencia y el valor de ser mujer.

La madre es la abundancia
la madre es la pacha mama, la tierra
la mujer es la representante de la tierra
Suryavan Solar

Advertisements

One thought on “"Que vivan las mujeres"

  1. Varo's says:

    “Una mujer plena, que actúa desde el amor, la responsabilidad y la aceptación, encuentra en sí misma la fuente de sus sonrisas, la pasión de su piel, la fortaleza de sus retos, el cariño de su corazón”.————¿Será que diste en el clavo del secreto del mundo? jejeje. Excelente, Carlita. Y razón tiene ese desconocido, con una sonrisa las mujeres podemos cambiar un mundo.

Comments are closed.