Tiempos

Tiempo para:

– Escribir sobre un tema de interés público y compromiso ciudadano: un escrito banal más 15 días de investigación post-conciencia banal.

– Darse cuenta que la persona que entró al lugar donde te encuentras, y que le ha llamado la atención está “no disponible”: exactamente un segundo más del tiempo que usted tarda en verle completamente y ubicar lo que más le gusta, si es usted gráfico le alcanzará para imaginarse una escena con ese ser. Sólo cuando termine se dará cuenta que no esta disponible.

– Ser atendido por un cajero bancario en un día 15 de mes: dos cuentos de Aquiles Millán, que le dejaron las ganas del tercero.

– Decidir enviar un mensaje de texto mientras maneja: el mismo que tarda el semáforo u obstáculo en la vía en darle paso. Es decir, ya no podrá enviarlo en la quietud momentánea que lo hizo decidirse a por él.

– Encontrar una distracción o relación de pareja: inmediatamente después de superar su último guayabo y estar cómodo con la soledad, o justo cuando siente que ya está con su pareja “ideal”.

– Dedicarse a leer un buen libro o revista pendiente: 5 minutos antes de que surja una “emergencia” familiar-fisiológica-marital-amistosa-política, o de que suceda lo que estaba esperando mientras tomaba la decisión de leer.

– Entender la importancia de lo hace: 2 minutos después de haberlo terminado.

…. estos tiempos no distinguen huso horario, no tienen meridianos ni paralelos. Son los ciclos de la vida que nos enseñan a relativizar esas agujas del reloj, y comprender que la vida pasa mientras decidimos cómo vivirla.

Advertisements